Facebook Twitter Instagram Soundcloud Youtube Email Enlace
  • viernes 12 de abril del 2024

#OPINIÓN PRO Y CONTRA DE LOS PLANES DE GOBIERNO PARA EL AGRO

02 de mayo del 2016

Por: Juan José Vera del Carpio
Mientras que en la campaña para la primera vuelta electoral la difusión de propuestas para el agro fue escasa, casi anecdótica; todo indica que en el proceso para definir la Presidencia de la República, el cinco de junio, los dos candidatos finalistas —Keiko Fujimori Higuchi y Pedro Pablo Kuczynski Godard— serán más expresivos, amplios y concretos.

  • Pues ambos tratarán de convencer al decisivo 25% del electorado nacional que vive en el campo.
  • No cabe duda de que las propuestas generadas de ambos tienen el denominador común de ser pro mercado; diferenciándose de otras dos que propugnaban un cambio radical del sistema vigente, pero que se quedaron en el camino; aunque aglutinando al 24.76% del electorado nacional, que expresó más un sentimiento de protesta, que de apoyo a un planteamiento alterno.
  • En estas circunstancias, cabe analizar los antecedentes personales y los planes presentados en torno al agro por los señores Fujimori y Kuczyinski, comenzando por mencionar algunas afinidades.

                  SIMILITUDES PERSONALES

  • Ambos son hijos peruanos de inmigrantes, en primera generación; aunque el segundo también obtuvo la nacionalidad estadounidense en su madurez, para renunciar hace poco a ella.
  • Igualmente, de alguna manera ambos conocieron en su niñez algo de los avatares agrarios. Pues Keiko es hija de un ingeniero agrónomo que fue Rector de la Universidad Nacional Agraria-La Molina y adjudicatario del fundo “Pampa Bonita” en Huaral; mientras que PPK recorrería de pequeño el Perú profundo, acompañando a su padre, un médico pionero que eligió a los Andes y la Amazonía como espacios de autorrealización profesional.
  • Asimismo, ambos tuvieron el privilegio de hacer sus estudios universitarios en países del primer mundo: ella en los Estados Unidos, y él en Inglaterra y Suiza.
  • También los dos se casaron con parejas estadounidenses: ella con un ingeniero electrónico que fue ejecutivo de la IBM, y él con la hija de un ex Director de la CIA estadounidense, Mr. Jospeh Casey; aunque se divorciaría luego de 34 años y pico de matrimonio, para volver a casarse con otra ciudadana norteamericana, la Sra. Nancy Ann Lange

            VISIÓN SECTORIAL
Más allá de ello, Keiko y PPK también comparten una visión parecida sobre la situación del agro nacional, que podemos resumir así: identificación plena con el agro moderno, industrial y exportador, por considerarlo exitoso y benéfico para todo el país. Por consiguiente, ambos prometen mantener la  política de impulso a dicho sector, lo cual es correcto; aunque éste representa —aproximadamente— sólo al 10% del área rural

  • Paralelamente, los dos manifiestan estar preocupados ante el problema de los pequeños productores agrarios, campesinos y nativos, así como las comunidades, que en conjunto representan a más del 90% del sector.
  • Por consiguiente, en sus ofertas electorales ambos hablan de obras hidráulicas en las cabeceras de cuencas, de tecnificación del riego y de proporcionar créditos preferenciales, mejores materiales genéticos y asistencia técnica sostenida a los productores.
  • Quizás los dos presidenciables tengan planes mejor concebidos y articulados que sus predecesores, pero en el fondo son más de lo mismo desplegado en las últimas décadas y que mayormente han terminado en estrepitosos fracasos. Clara prueba de esto es que en este devenir no se ha superado la pobreza y marginalidad de unos 7´000,000 de peruanos que viven en el campo y del campo.

  EL ERROR

  • Y es que Keiko y PPK, así como sus equipos, tienen una visión sesgada sobre cómo abordar el reto del agro empobrecido. En síntesis, para ellos el problema se resuelve sólo mediante una mayor y mejor oferta de bienes y servicios de “papá Estado”.
  • Según esta lógica, mientras más ofrecimientos, la propuesta es mejor; sin darse cuenta de que hay tres problemas medulares que deben abordarse primero:

La demanda agraria: No me refiero a qué es lo que piden los pequeños productores, quienes —desgraciadamente— han sido acostumbrados a la dádiva paternalistas e insostenibles. No. Me refiero a que no es posible atender el agro sin un cambio profundo y sostenido en la estructura organizacional y funcional de los productores. Pues, sin unidades articuladas con visión  empresarial para la  producción, el procesamiento y/o la comercialización, no es posible resolver los problemas del agro peruano y comunal. Así lo demuestra —incluso— la experiencia en otras partes del mundo.

  • Por lo tanto, para comprender mejor el problema agrario es preciso analizar los factores de organización y mercado de la demanda, y no sólo tener la perspectiva de la oferta. Se puede ofrecer y desplegar mucha inversión, pero sin una demanda organizada, a través de la asociatividad, se convertirá sólo en gasto y subsidio a la pobreza
  • Un segundo aspecto no abordado es el medio a través del cual se aplicarán los programas. Ambos candidatos apuestan por el Ministerio de Agricultura y Riego y sus apéndices, incluso ignorando a las direcciones regionales agrarias y las municipalidades rurales. Pero todos sabemos que los 5,000 millones de soles que anualmente gasta el país en sostener a esos paquidermos burocráticos no sirven para mucho. Por consiguiente, si no se reestructura —por concertación pública-privada— al sector público agrario en conjunto, para racionalizarlo y ruralizarlo al máximo posible, se caerá una vez más en el burocratismo infértil.
  • Y en tercer lugar, los dos candidatos no tienen un enfoque integral y articulado frente al problema rural, que no sólo es agrario; aunque éste es su eje. Sus planes ofrecen políticas y medidas inconexas, sin considerar el íntegro del  problema campesino y la crucial necesidad de articular las soluciones, incluso para no dispersar y duplicar esfuerzos.
  • Aún más, añadiríamos que aún ninguno se pronuncia sobre otra de las grandes causas generadoras de la pobreza mayoritaria del agro: la “competencia” desleal de las importaciones agrarias subsidiadas y o subvaluadas en el exterior; las cuales quitan mercado a la producción nacional y socavan cada vez más a la precaria seguridad alimentaria del país.
  • Ante este panorama, no queda más que invocar a los candidatos presidenciales más reflexión, diálogo, creatividad y enfoque holístico.
  • Abordar el reto agrario empieza por entender primero las demandas de fondo, como la asociatividad de los productores y la eficiencia funcional de los tres niveles de gobierno, para luego articular una oferta consistente. Y no al revés.

Si no se reestructura —por concertación pública-privada— al sector público agrario en conjunto, para racionalizarlo y ruralizarlo al máximo posible, se caerá una vez más en el burocratismo infértil.

 Aún más, añadiríamos que aún ninguno se pronuncia sobre otra de las grandes causas generadoras de la pobreza mayoritaria del agro: la “competencia” desleal de las importaciones agrarias subsidiadas y o subvaluadas en el exterior;  las cuales quitan mercado a la producción nacional y socavan cada vez más a la precaria seguridad alimentaria del país.


Opiniones / Comentarios de otras personas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierda las últimas noticias

Registrate con una cuenta gratuita y recibiras toda la noticia sobre sus temas favoritos.

Anterior