Facebook Twitter Instagram Soundcloud Youtube Email Enlace
  • martes 23 de abril del 2024

#ELECCIONES Ante los temas decisisvos del AGRO: PPK se define y Keiko se abstiene

02 de junio del 2016

PPK AGRO
Igual que en todos los procesos electorales registrados durante los casi 38 años  de  AGRONOTICIAS, el 14  de abril  reciente nuestra revista  envió un cuestionario  simultáneo a los dos candidatos  finalistas para definir la Presidencia de la República —en segunda vuelta— el cinco de junio: la Sra. Keiko SofiaFujimori Higuchi, de Fuerza Popular, y el Dr. Pedro Pablo Kuczynski Godard, de Peruanos por el Kambio (PPK). El objetivo era que los dos se pronunciaran —en igualdad de condiciones y por escrito— ante ciertas cuestiones clave que atañen al 25 % de la población nacional que vive en el campo.Si ambos candidatos contestaban dentro del plazo máximo previsto, teníamos previsto -—para mediados de este mes— lanzar  una edición exclusivamente agropolítica, incluso con los resultados del foro protagonizado por los jefes de plan agrario  de los dos partidos en la Universidad Nacional Agraria-La Molina, el 18  último. Pero no obstante que —desde el primer momento— las secretarias, asesores y colaboradores agrarios inmediatos de Keiko  Fujimori  siempre fueron  muy amables en comunicarnos que de todas maneras ella respondería, al final —con tres invocaciones escritas y varias telefónicas de por medio— el resultado  fue nulo.Obviamente, aquí reconocemos que una de las opciones de cualquiera de los aspirantes presidenciales era la abstención.La Sra. Keiko Fujimori  ha hecho uso de ese derecho, aunque sin un elemental aviso de cortesía, para no esperarla en vano. Quizás porque no desea confrontarse o cotejarse con su contrincante, algo similar hizo en el proceso del 2011. Pero en ese caso no sólo ante un cuestionario de AGRONOTICIAS, sino también ante sendas invitaciones cursadas por CONVEAGRO y la Junta de Usuarios de los Distritos de Riego del Perú para que exponga su plan agrario junto o en alternancia con Ollanta Humala Tasso.  Igualmente, con similar decisión —posiblemente aconsejada por sus asesores estratégicos— ella estuvo a punto de hacer fracasar al foro convocado por la UNA-La Molina para el 18 reciente.De todos modos, respetamos su determinación, aunque deplorando que en ningún escenario haya querido o podido exponer comparativamente  su pensamiento agrario. En cambio, agradecemos  al Dr. Kucsynski no sólo por haber con estado a nuestro pliego dentro del plazo previsto, no obstante que AGRONOTICIAS lo cuestionó frontalmente por su papel en la negociación y la definición del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos ( 2004-2006); sino también porque  en sus respuestas evidencia  haber asumido varias de las banderas comunes a todo el campo, lo cual no es habitual en los líderes políticos urbanos y urbanófilos. Más alla de lo dicho, sea quien gane la Presidencia de la República el cinco de junio, este medio seguirá abierto para todos los políticos que —desde el poder o en el llano— tengan algo que decir ante el sector nutrucio de nuestra patria.
Aquí  el cuestionario que sólo contestó el Dr. Pedro Pablo Kucsynski (PPK)
ARTICULO 88
—En el caso de ganar las elecciones del cinco de junio, ¿qué de concreto hará su posible gobierno para cumplir y hacer cumplir lo dispuesto por el artículo 88 de la Constitución vigente en favor del agro peruano, actividad eje de la economía rural y bastión decisivo de la alimentación nacional?

  1. KUCZYNSKI: —Para PPK el agro es básico, porque ocupa directamente a cerca de un tercio de la población económicamente activa (PEA) del país y suministra el 70% de los alimentos que consumimos todos los peruanos. Además, su aporte al incremento de nuestras exportaciones es cada vez mayor. Sin embargo, a la función agropecuaria en los tres niveles de gobierno hoy se le asigna sólo el 2,5% del Presupuesto General de la República, lo que equivale al 0,5% del Producto Bruto Interno (PBI) nacional. Esto cambiará en el gobierno de PPK. Pues cada sol que se invierta para incrementar el PBI del agro será dos veces más eficaz en reducir la pobreza que el crecimiento de cualquier otro sector económico.

Para lograr un Agro Próspero y sin exclusiones, cumpliremos y haremos  cumplir rigurosamente lo dispuesto en el artículo 88° de las Constitución, el cual no ha sido aplicado por los gobiernos anteriores ni por éste.
En tal sentido, asumimos el compromiso de incrementar en 10% cada año el presupuesto para el sector en escala nacional.
Básicamente, nuestro Plan de Gobierno busca lograr el bienestar integral de la población campesina, ahora olvidada, incluso para asegurar la provisión de alimentos suficientes para todo el Perú, con integración de territorios e inclusión económica y social de los pobladores rurales.
Para ello nuestros programas y estrategias se orientan a la integración y articulación de las políticas y acciones gubernamentales, aplicando tres conceptos:
1) Énfasis en la producción para el mercado interno.
2) Atención preferente a los más pobres, y
3) Focalización de esfuerzos y recursos en regiones y zonas prioritarias con menor desarrollo económico y social.
Dentro de este marco nos comprometemos a ejecutar programas especiales para los pequeños productores familiares y las comunidades, tales como: ServiAgro (servicios básicos), Sierra Azul (agua) y Semilla Mejoradas (no transgénicas). Además, fortaleceremos al Agrobanco con 500´000,000 de soles en lo inmediato, e impulsaremos la asociatividad campesina, incluso facilitando el autogravamen de los productores; el desarrollo empresarial, la forestación y reforestación y otras prioridades que están detalladas en nuestro plan.
Todo ello, sin dejar de atender a la agroexportación, subsector de avanzada y cuya dinámica depende más de la actividad privada.
El énfasis de nuestra ejecutoria gubernamental será puesto en el agro que produce para el mercado interno, trabajando el 82-84% de la superficie útil del país.
Así esperamos generar mayor impacto para la creación de nuevos empleos e ingresos en el campo, así como para la reducción de la pobreza rural y el afianzamiento de la seguridad alimentaria del país.

IMPORTACIONES ALIMENTARIAS

importacion
—Por otro lado, ¿cuál es su posición frente a la “competencia” desleal de las importaciones agroalimentarias subsidiadas o subvaluadas en el exterior y adicionalmente  exoneradas de aranceles por el gobierno vigente, en desmedro de la producción nacional; hecho que —incluso— va en contra de  un parágrafo del artículo 63 de la Constitución?
El tema es muy preocupante. En la última década hemos triplicado el valor de nuestras exportaciones, llegando a 5,285 millones de dólares en el 2015. Pero, al mismo tiempo, hemos triplicado la importación de productos agroalimentarios, por más de 4,600 millones de dólares en el último año y eso que los alimentos básicos están baratos en el mercado internacional.
Hoy importamos alrededor del 90% del trigo que consumimos, el 65% del maíz amarillo, el 100% del aceite de  soya, igual que la soya misma y el 60% de fibra del algodón en diversas formas; situación que pone en evidencia nuestra alta dependencia externa en el ramo.
Es conocido que los principales alimentos que importamos desde  hace varias décadas son subsidiados subvaluados en sus países de origen.
Frente a esto, aplicaremos diversas medidas de defensa, tales como:  políticas antidumping, franja de precios y otras  autorizadas por la Organización Mundial de Comercio.
A estas medidas se agrega el estricto control sanitario de todos los productos que ingresen al país, a fin de defender a nuestra producción. No podemos seguir siendo “más papistas que el papa”.
Sin embargo, no se trata de sólo “protegernos” ante los productos foráneos subsidiados o subvaluados.  Lo más trascendente es producir en iguales o mejores condiciones de competencia para sustituirlos con producción nacional, o para generar otros productos que compensen a las importaciones.
Eso buscamos con nuestras políticas y programas promocionales.  Pues consideramos de crucial importancia el incrementar la capacidad de competencia de nuestro agro, así como su diversificación productiva. De lo contrario no podremos competir con las importaciones que vienen con alguna forma de ayuda externa.
Por lo expuesto, PPK plantea políticas de desarrollo agrario y rural  con criterios de competitividad, sostenibilidad y equidad, para que las mismas contribuyan efectivamente a la reducción de las desigualdades urbano-rurales, equilibren nuestras relaciones con el exterior y saquen  de la pobreza a  nuestra población campesina.

CONSULTA PREVIA

consulta previe
—El Estado peruano es signatario del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Declaración de las Naciones Unidas  sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, uno de cuyos alcances básicos establece el Derecho de Consulta Previa a éstos sobre cualquier medida administrativa o legislativa que pudiera afectarlos.  ¿Cómo honrará su posible gobierno a estos compromisos internacionales vinculantes, que además tienen rango constitucional y son determinantes para evitar conflictos sociales y ambientales con dichos pueblos?
—Los programas de desarrollo y los diversos proyectos específicos en todos los sectores deben ser ambiental y socialmente viables y sostenibles. Por lo mismo, el gobierno de PPK será incansablemente dialogante y seguirá implementando la consulta previa.
Toda decisión trascendental sobre inversiones en proyectos estratégicos o sensibles será oportunamente consultada y consensuada con los actores políticos y sociales, a fin de facilitar las inversiones y —al mismo tiempo— adelantar y asegurar el desarrollo local y regional.

BIODIVERSIDAD

mega
—¿Qué importancia le asigna Ud. a la agrobiodiversidad, la  producción  ecológica  y la pequeña producción agraria en la economía de nuestro país, y qué piensa hacer por las mismas desde su potencial gobierno?
—Nuestro Plan Agro Próspero está orientado preferentemente a apoyar a los pequeños productores familiares y las comunidades, por ser éstos los eslabones más débiles y más pobres del sector. Precisamente, estos productores son los que mejor cuidan y manejan la agrobiodiversidad. De ahí que nuestra propuesta propende la tecnificación apropiada de los mismos, con sostenibilidad ambiental y diversificación productiva basada en los recursos nativos y la producción orgánica. Ésa es la orientación básica de los programas incluidos en nuestro Plan de Gobierno.
En este sentido, cabe recordar que la mayor parte de la superficie cosechada del país se orienta al mercado interno, pero es donde no están poniendo énfasis las vigentes políticas de desarrollo agrario. Los rendimientos promedio de los cultivos y crianzas  son muy bajos en relación con los obtenidos en  fincas conducidas con tecnologías adecuadas, así como  en otros países productores. Las diferencias son muy notables.
Esta “brecha tecnológica” es un espacio amplio para dar un gran salto en la productividad, siempre que se ejecuten programas eficaces. Pues la baja productividad repercute en bajo ingreso por persona  y explica el alto nivel de pobreza rural. Las  políticas y acciones gubernamentales que proponemos están orientadas a reducir estas asimetrías.
Por ejemplo, nuestro Programa “ServiAgro” será una plataforma  para articular los servicios y acciones  gubernamentales —en escalas nacional regional y local— con los del sector académico, el sector privado y las propias organizaciones agrarias; para dar un gran salto tecnológico en el agro,  con transformación productiva competitiva y rentable, e incorporar al campo los beneficios del crecimiento económico del país.
ServiAgro trabajará de la mano con el  Agrobanco y articulará sus actividades con los programas  “AgroRural” y “AgroIdeas”, entre otros; igual que con las municipalidades rurales. Prevemos 1,000 millones de soles para el funcionamiento de este programa.

ASOCIATIVIDAD

asociatividad
Por otra parte, uno de los grandes problemas del agro nacional es la fragmentación creciente de las propiedades y la dramática dispersión y desorganización del grueso de los productores; lo cual ─incluso─ conspira contra los esfuerzos del Estado para atender  a éstos. ¿Qué hará su posible gobierno para superar esta situación?
PPK—En efecto, el pequeño tamaño y la dispersión del grueso de nuestras unidades de producción Agraria no permite la provisión de servicios, ni la producción con economías de escala. Ahí hay una traba estructural que no permite lograr cambios sustanciales en el agro. A ello se suma el bajo nivel de educación de  nuestros campesinos  y la avanzada edad de más de la mitad de ellos. Ante ello, el  gran reto es impulsar la organización  gremial y empresarial de los pequeños productores y las comunidades, para lograr el cambio tecnológico, la reconversión productiva y la rentabilización generalizada del agro.
En tal sentido, algunos programas ya ejecutados en el país  demuestran que se puede avanzar mucho en el desarrollo del agro  familiar y comunal si se trabaja enfocando integralmente las actividades agrarias y con  asociatividad.
Por eso, nuestro Plan Agro Próspero apunta a integrar a los pequeños productores y comunidades al mercado mediante la asociatividad, cadenas productivas y clusters. Ello implica las siguientes acciones estratégicas:
♦Apoyo promocional a la asociatividad campesina y el desarrollo empresarial de pequeños productores, incluso facilitándoles el autogravamen que ellos deseen imponerse en favor de sus instituciones.
♦Apoyo en la formación y consolidación de cadenas de valor para optimizar el comercio interno y la exportación de productos originarios.
♦Infraestructura para el manejo postcosecha y el procesamiento  de los productos del agro, y
♦Formalización de la propiedad

NEOLATIFUNDISMO

agroindustria
—En forma paralela a la proliferación del minifundio, últimamente viene creciendo la reconcentración de tierras agrícolas en muy pocas manos, por la inaplicación del siguiente parágrafo del artículo 88 de la Constitución: “La ley puede fijar los límites y la extensión de la tierra según las peculiaridades de cada zona”. ¿Qué puede ofrecer Ud. frente a esta situación?
La concentración de la propiedad de las tierras en pocas manos tiene como manifestación inmediata el poder de dominio especialmente en el uso del agua; situación que no es deseable para llevar adelante propuestas de desarrollo inclusivo y equitativo.
Por lo mismo, el gobierno de PPK no cometerá el error de vender lotes de tamaño excesivo en las irrigaciones habilitadas por el Estado; puesto  que ello limita o anula las posibilidades de participación de los pequeños y medianos productores. Tal ha sido el caso del Proyecto “Olmos”. Ahí,  de un total de 38,000 hectáreas nuevas, 15,000 fueron  vendidas a un solo grupo  empresarial. Esto no sucederá en el gobierno de PPK.
En las grandes irrigaciones priorizaremos, a los pequeños y medianos productores, asociados bajo cualquier modalidad. Incluso les facilitaremos acceso a créditos de largo plazo para ello.

CONCERTACIÓN

—La Ley No.27965, del 19 de mayo del 2003, y su ampliatoria, Ley No. 29003, del 20 de abril del 2007, establecen un mecanismo oficial de diálogo y concertación entre el gobierno y los productores agrarios, en escalas nacional y regional. Sin embargo, como estas normas no se cumplen, incluso porque el Congreso de la República no se preocupa por ello, ¿qué piensa hacer al respecto en el caso de acceder a la máxima instancia del Estado?
—Ninguna acción gubernamental tiene sentido si no responde a necesidades de la población y éste no se involucra en la solución de sus propios problemas; más aún cuando se trata de sectores —como el agro— en los que las decisiones todavía arrojan resultados en el  largo plazo. Además, como existen más 2´200,000 productores agrarios, es necesario dialogar y concertar con sus organizaciones representativas. En consecuencia, haremos cumplir de inmediato esas leyes. Pues para el gobierno de  PPK el diálogo, la concertación y el consenso serán fundamentales para lograr acuerdos de largo plazo en los tres niveles de gobierno.

COMPRAS ALIMENTARIAS

compras alimentarias
—En la actualidad están vigentes hasta cinco leyes ─inconexas─ que disponen la compra directa, obligatoria y descentralizada de alimentos exclusivamente nacionales por los programas sociales y demás mercados que maneja el Estado; lo cual significaría inyectar al campo el equivalente de 400-600 millones de dólares por año. Pero como las mismas son ─también─  virtual letra muerta,  ¿qué hará  su posible gobierno frente a ello, tomando en cuenta incluso que las transacciones directas entre los productores y los mercados alimentarios sujetos a la voluntad del Estado serían altamente favorables para ambos?
—En principio, nuestras políticas y programas buscan el  mayor acercamiento posible entre productores y los programas social-alimentarios del Estado. Lo ideal sería una relación directa entre productores y programas sociales, para lo cual es clave la asociatividad agraria.
Pero también se debe entender que  el Estado debe asegurarse el suministro de alimentos en adecuados condiciones de calidad, cantidad, oportunidad y precio. Si esto puede ser garantizado por los productores, bienvenida sea la compra directa.

INSTITUCIONALIDAD

minagri
Con el propósito retórico de servir mejor al campo, casi todos los gobiernos han “reorganizado” o “reestructurado” unilateralmente al Ministerio de Agricultura y sus dependencias, con resultados siempre infructuosos y hasta contraproducentes. ¿Qué hará su potencial administración gubernamental para institucionalizar, profesionalizar, descentralizar y ruralizar racionalmente al sector público agrario, de tal modo que éste tenga una estructura perdurable y una capacidad operativa siempre eficiente?
—Nuestro plan  define prioridades y con base en éstas ajustaremos la organización del Estado en el sector, siempre consultando con las organizaciones  representativas de los  productores y profesionales del ramo, e incluso con los gobiernos subnacionales y el sector académico, para facilitar la articulación interinstitucional. Dentro de este marco, nuestros programas se adecuarán a la estructura existente. Nuevas dependencias serán creadas sólo cuando sean estrictamente necesarias. A la vez, eliminaremos drásticamente el  burocratismo y la tramitomanía. Queremos un MINAGRI ágil y que llegue efectivamente al campo, en alianza con las direcciones regionales y agencias agrarias, así como las municipalidades rurales, fortaleceremos al INIA, el SENASA y  la Autoridad Nacional del Agua, dándoles  nuevos instrumentos para que atiendan bien a todos los productores.

CAMBIO CLIMÁTICO

cambio climatico
—Según diversos estudios técnicos, nacionales e internacionales, la principal amenaza natural que cierne sobre el país es la escasez crónica de agua, por efectos del calentamiento global y el cambio climático, así como por el manejo deficiente del recurso por la mayoría de usuarios, incluyendo a los regantes agrícolas. ¿Qué prevé su plan de gobierno frente a tamaño riesgo?
—Son de veras muy preocupantes los impactos del cambio climático sobre la disponibilidad de agua en nuestro país, tanto como la  recurrencia de eventos extremos que no podemos evitar, pero sí mitigar  y eventualmente neutralizar, como parte de nuestra adaptación al cambio.
Nuestras cuencas se están quedando sin bosques y sin agua. Cada año deforestamos 150,000 hectáreas de bosques. Al mismo tiempo, en los últimos 34 años hemos perdido el 43% de los glaciares, que nos proveen el 70% del agua que requerimos durante el largo período de estiaje. Agua y suelo son recursos claves paro escasos para la producción agraria. Por consiguiente, debemos preservarlos al máximo posible.
En tal sentido, nuestro plan propone una adecuada gestión del agua —oferta y  demanda— por cuencas, bajo la rectoría del MINAGRI y  la Autoridad Nacional del Agua (ANA).
El manejo del agua tiene que empezar en las partes altas de las cuencas, para asegurar el suministro del recurso a todos los usuarios ubicados en las partes bajas. Por no hacer eso, hoy el  Perú aprovecha solamente el 0,09% del escurrimiento superficial del agua. Pero como a partir del año 2025 tendremos  serios problemas de estrés hídrico  y escasez crónica de agua en varios puntos, debemos prepararnos con tiempo.
La siembra y cosecha de lluvias es una invalorable herencia de nuestro pasado precolombino para el manejo racional del agua en las cuencas. Lamentablemente la hemos descuidado. Además, hay conocimientos y tecnología  modernos que podemos asociar a esa herencia para adaptarnos mejor al cambio climático.
Con esta perspectiva, nuestra propuesta considera la creación y ejecución del Programa Sierra Azul”, para la construcción masiva de obras  relacionadas con la siembra y cosecha de lluvias en las partes altas de las cuencas, así como  la rehabilitación de andenes. Apoyaremos a los pequeños productores organizados y las comunidades para la construcción de presas, represas, reservorios, zanjas de infiltración, “amunas”, terrazas de formación lenta y otras obras con propósitos similares. Nuestra primera meta es  asegurar riego para 500,000 hectáreas en los Andes.
También consideramos prioritaria la tecnificación masiva del riego parcelario, para incrementar la eficiencia en el uso del agua en el agro, sector  que utiliza alrededor del 85% del agua disponible en el país, pero cuya eficiencia gira sólo en torno al  35%.
Para ello ampliaremos el presupuesto del Programa Subsectorial de Irrigaciones (PSI) y el  Fondo “Mi Riego”.
Adicionalmente, nuestro plan incluye un Programa de Reforestación, para reponer  la cobertura vegetal de los suelos degradados por el hombre, con fines ecológicos y económicos. En el caso de los Andes,   plantaciones en las partes altas y medias tendrán, además, un gran impacto en la conservación de las cuencas y el  control de los desbordes e inundaciones en los bajios, así como en asegurar más agua para todo el país.
Dentro de este marco  consideramos el establecimiento de especies arbóreas,  arbustivas e —incluso— herbáceas, nativas o adoptivas, pero viables y sostenibles en cada ecosistema.
Nos proponemos reforestar 1´000,000 de hectáreas en tierras de dominio público y en tierras comunales, con plantaciones forestales maderables y no maderables que contribuyan a generar nuevos empleos,  ingresos y divisas. Para ello fortaleceremos el Fondo MIPYME y  le  asignaremos de 250 millones de soles en el quinquenio para que apoye a la reforestación, en beneficio de  las comunidades campesinas y nativas, principalmente; las cuales pueden establecer alianzas con empresarios  privados.

RENTABILIDAD

—Por último, considerando que el principal objetivo de los agentes económicos en general y los productores agrarios en particular es obtener una rentabilidad justa por los frutos de sus esfuerzos, efecto para el cual el Estado debería crear  un contexto político-económico favorable y una institucionalidad  eficiente; ¿cuáles son las propuestas  fundamentales de su posible gobierno en investigación, transformación, comercialización  y promoción de nuestros cultivos, crianzas y agroindustrias, para rentabilizar estructuralmente a éstos?
—Nuestro compromiso primordial es, precisamente, generar un contexto político-económico e institucional que haga posible la rentabilización generalizada del agro. A eso apunta nuestro compromiso por dialogar y concertar, por fomentar la asociatividad campesina, por fortalecer al INIA, el SENASA, el PSI, “Sierra Exportadora”; y el ANA, por implementar los  programas SerViagro y de Semillas Mejoradas (no transgénicas), por aprovechar la Ley de Obras por Impuestos para constituir un fondo de desarrollo tecnológico en favor del agro.
Por último, reitero que tenemos especial interés por fomentar la asociatividad y el desarrollo empresarial de los pequeños productores y las comunidades para que tengan mayor capacidad de negociación con el Estado y el mercado. Si no se unen, siempre saldrán perdiendo ante los grandes intermediarios o  compradores finales de sus productos. En cambio, si se asocian pueden lograrlo todo, más aún con el apoyo promocional del Estado
—Muchas gracias, Dr. Kuczynski. Sus palabras finales, por favor
A todos los peruanos y peruanas del campo les recuerdo que PPK ha entregado su  Plan de Gobierno al Jurado Nacional de Elecciones, para que este  lo difunda y lo conserve. Ahí están todos los detalles de lo que nos proponemos hacer la en el agro, incluso para que nos exijan su cumplimiento cuando seamos gobierno. Prometemos hacer revolución agraria en beneficio  directo de los campesinos que hoy menos tienen y la seguridad alimentaria del Perú entero.


Opiniones / Comentarios de otras personas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierda las últimas noticias

Registrate con una cuenta gratuita y recibiras toda la noticia sobre sus temas favoritos.

Anterior