Facebook Twitter Instagram Soundcloud Youtube Email Enlace
  • lunes 15 de abril del 2024

Día Mundial del Ambiente

01 de junio del 2016

FIESTAS DE MI PUEBLO
Por Antonio Muñoz Monge
 Viene a mi memoria una sugerente historia, protagonizada por tres archimillonarios del mundo.

  • Luego de verificar el buen estado de sus negocios, los tres se ponen de acuerdo para ir a relajarse en un bello, lejanísimo y aislado remanso, donde nadie logre comunicarse con ellos.
  • La prestigiosa agencia turística contratada para trasladarlos y alojarlos les pide una sola condición, que ellos aceptan: no llevar consigo ningún aparato que pudiera conectarlos con el resto de la humanidad.
  • Dicho y hecho, una vez instalados en el paradisíaco refugio, “lejos del mundanal ruido”, y tras asentar las apetitosas viandas con el mejor vino tinto del mundo, los millonarios se ponen a charlar sobre mullidos y anatómicos divanes instalados a la sombra de un vergel de árboles frondosos.
  • Hasta que a uno de ellos se le ocurre encender un finísimo habano, ante cuyo aroma otro le pregunta: “¿De qué marca es?”. A lo cual el aludido responde: “De la misma marca que tú fumas… ¿Por qué me lo preguntas?”.
  • Entonces su interlocutor sonríe y le dice: “Es que tiene un olor tan peculiar y gratificante”; a la vez de hacer el ademán de inhalar las ondulantes volutas de humo.
  • Motivado por este hecho, el otro comenta, como revelando un secreto: “Tienes razón… Es un aroma agradable y único, que nunca antes recuerdo haber percibido”.
  • Al escuchar tal diálogo, el tercer amigo que había permanecido quedo hasta ese momento, se acerca despaciosamente y exclama: “¡Cierto!… ¡Qué olor tan agradable!… Pero no es de los cigarros que fumamos”.
  • Entonces, los tres se ponen de pie, se miran detenidamente como para escudriñarse hasta el alma, y —tras un silencio que parece eterno— levantan sus cabezas hacia el infinito y pasan a inhalar como niños golosos el aroma puro del ambiente, de los árboles acariciados por el viento, para después abrazarse y celebrar extasiados el accidental redescubrimiento del olor de la vida.
  • Luego se acuestan en el mismo ambiente, sin imaginar que están por reeditar las primeras noches y los primeros amaneceres de la humanidad, varios millones de años después; cuando no había ni una brizna de los bosques de fierro y cemento, de las fábricas de gases tóxicos y estruendos desquiciantes que terminarían por deshumanizar al pobre Homo Sapiens.
  • Al rayar el alba, los tres son despertados por el trinar polifónico de las aves anidadas en las copas de los árboles gentiles y el croar ronco de las ranas en un arroyo refrescado por el aguacero.
  • Sólo entonces se dan cuenta de que la flora y la fauna —tanto como el aire, el agua y sol— son los idiomas que utiliza la Madre Naturaleza para hablarle de las maravillas de la vida al hombre ingrato.
  • No recuerdo quién ni cuándo ni dónde me contó esta hermosa historia. Pero la evoco con gratitud ante la cercanía del Día Mundial del Medio Ambiente, cinco de junio; aunque el onomástico de nuestro ecosistema o casa grande no puede reducirse a un solo día.
  • La Madre Tierra o Pachamama de nuestros ancestros es un ser vivo que nos alberga, nos arrulla y nos alimenta.
  • La naturaleza nos habla a los sentidos en cada instante. ¡Escuchémosla! por favor, como los ancestrales pueblos andinos y amazónicos que en junio de cada año —sobre todo en torno al día 24— desempolvan sus mejores galas para rendir tributo alborozado a la Pachamama con diversos ritos.
  • Uno de éstos en los Andes centrales es la Fiesta de la Herranza o marcación de ganado, también propicia para el enamoramiento de los jóvenes. Mientras que en la Amazonía destaca la ancestral Fiesta de San Juan (Fan) Bautista.
  • Como se trata de agradecer a la Madre Tierra y los Apus tutelares por las múltiples bondades que nos brindan lo único que no debemos hacer entonces es realizar quemas destructivas y contaminantes de rastrojos, pajonales o montes secos, sino más bien aprender a reciclarlos para aumentar la fertilidad de las chacras y comprometernos a plantar cada vez más árboles en todos los espacios aptos.
  • Tenemos que ser capaces de reaccionar para honrarla todos los días, como los buenos hijos a la madre abnegada e inagotable, incluso para que el aroma de la vida jamás se aleje de nuestras hoy degradadas pituitarias citadinas.

“La flora y la fauna —tanto como el aire, el agua y sol— son los idiomas que utiliza la Madre Naturaleza para hablarle de las maravillas de la vida al hombre ingrato.”

 
 


Opiniones / Comentarios de otras personas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierda las últimas noticias

Registrate con una cuenta gratuita y recibiras toda la noticia sobre sus temas favoritos.

Anterior