Facebook Twitter Instagram Soundcloud Youtube Email Enlace
  • jueves 26 de enero del 2023

CANDIDATOS DEBERÍAN PRESTAR ESPECIAL ATENCIÓN AL CAMBIO CLIMÁTICO

29 de febrero del 2016

Para prevenir la ocurrencia de huaicos, cortes viales, desbordes e inundaciones. Pues los fenómenos del ramo son cada vez frecuentes, irregulares e intensos
El hecho de que el Perú haya pasado ―con un intervalo de sólo 15 días― de un período de sequía generalizada a otro de lluvias torrenciales, avalanchas, cortes viales, desbordes e inundaciones en gran parte del territorio patrio, debería ser suficiente motivo para que los candidatos a la Presidencia y al Congreso de la República se preocupen prioritariamente por el cambio climático y los fenómenos del ramo. Pues los ganadores de las elecciones del 10 de abril y la probable segunda vuelta deberán gobernar al país en un contexto ambiental caracterizado por anomalías hidro-climáticas cada vez más frecuentes, irregulares e intensas.
Así sostiene la edición Nº 421 de la revista especializada AGRONOTICIAS, remitiéndose a la serie histórica de los múltiples fenómenos oceánico-atmosféricos registrados sólo en el corto avance del presente siglo.
En tal sentido, la publicación dirigida por el periodista Reynaldo Trinidad Ardiles plantea que los candidatos con mayor opción de acceso a los poderes Ejecutivo y Legislativo deberían  empaparse con el proceso del cambio climático, para optimizar las políticas de prevención, mitigación y adaptación a partir del 28 de julio próximo, con el fin de  no ser sorprendidos por  los macrofenómenos “El Niño” (semidiluvios) y “La Niña” (sequías), las heladas, nevadas y granizadas, los “veranillos”, “friajes” y ventarrones; así como por  la relocalización creciente  de las plagas y enfermedades, y la aparición de nuevos azotes sanitarios. Pues, en caso contrario, estas anomalías recurrentes podrían poner en riesgo a la gobernabilidad y la sostenibilidad del país.
Dentro de este marco, según estudios técnicos internacionales, la mayor amenaza que pende sobre el presente y el futuro del Perú es la escasez crónica de agua, como consecuencia de:

  1. La mala distribución del recurso en el tiempo y el espacio. Pues, primero, en el país llueve sólo tres meses al año, como máximo. Y segundo, el 75% de la población nacional asentada en la vertiente occidental tiene a su disposición  menos del 2 % del agua. Más del 98 % está en la vertiente del Amazonas.

  2. La extinción irreversible de los glaciares y nevados altoandinos, cuyos deshielos hoy proporcionan el 70 % del agua que requiere el Perú que mira hacia el océano Pacífico, en el largo período de estiaje. Y como desde 1970 hasta el 2014 desapareció el 43% de las reservas hídricas congeladas, según un estudio técnico de la Autoridad Nacional del Agua (ANA); la proyección es que desaparezcan en los próximos 40-50 años. Entonces, el país ya no contará con esa crucial fuente de abastecimiento hídrico, y

  3.  El deterioro incesante de las fuentes hídricas  superficiales y    subterráneas, más el patético desperdicio del recurso en el campo y la  ciudad.

Frente a ello, de acuerdo con AGRONOTICIAS Nº 421, la alternativa más práctica y económica  es la retención y regulación de las lluvias en los Andes, mediante  la construcción masiva de zanjas de infiltración, lagunas artificiales, microrreservorios mediterráneos, microrrepresas en cascada, andenerías y amunas o acequias rústicas en las cabeceras de las cuencas, para conducir parte de los escurrimientos hacia los bofedales o bocas de acuíferos; así como el establecimiento de grandes plantaciones forestales y sistemas de agroforestería.
Para el efecto, varios ingenieros peruanos y campesinos creativos ya han validado alrededor de 15 tecnologías viables; a las cuales esta edición de AGRONOTICIAS suma siete desarrolladas en Chimborazo, Ecuador.
La lógica de tal planteamiento es muy simple: Cuando llueve normalmente, según estudios oficiales, más del 50 % de los escurrimientos va a perderse irremediablemente en el mar. Cuando las precipitaciones son torrenciales, como ahora por efecto del Fenómeno “El Niño”,  tras caer sobre las montañas desnudas se precipitan violentamente por las pendientes, hasta causar avalanchas, desbordes e inundaciones perjudiciales. Y cuando las lluvias son deficitarias, no penetran siquiera a las erosionadas tierras altoandinas. Entonces, con obras de retención como las señaladas, se resuelven estos y otros problemas con una sola inversión y para siempre. Además, una parte de las precipitaciones infiltradas en el subsuelo discurre lentamente hacia las partes bajas, como la costa y la Amazonía. Por consiguiente ahí está la mayor solución ante los principales riesgos del cambio climático y la escasez crónica de agua en el país.
Por otro lado, AGRONOTICIAS Nº 421 nos presenta sendos informes sobre la situación  y las perspectivas de la arveja y  la caprinocultura nacional; a la vez de anunciar ―como primicia― la realización de un foro agropolítico con los candidatos presidenciales punteros el nueve de marzo en la Universidad Nacional Agraria-La Molina, por convocatoria de ésta.
RT.


Opiniones / Comentarios de otras personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierda las últimas noticias

Registrate con una cuenta gratuita y recibiras toda la noticia sobre sus temas favoritos.

Anterior