Facebook Twitter Instagram Soundcloud Youtube Email Enlace
  • domingo 25 de agosto del 2019

La Reserva Nacional de Lachay cumplió 43 años como refugio natural

En su perímetro se preservan huarango, mito, tara, 60 especies de aves y diferentes mamíferos

17 de julio del 2019

Por: Teobaldo Ardiles Torres

El 21 de junio, la Reserva Nacional de Lachay (RNL), un pequeño paraíso natural ubicado a 105 kilómetros al norte de Lima y ocupa un área total de 5 070 hectáreas en medio de la franja desértica costera, con niveles de altitud que va desde los 100 a 750 m s.n.m., celebró 43 años de creación.

Este frágil ecosistema es único, y como todo espacio intervenido, ha sufrido amenazas tales como el pastoreo excesivo y la tala de árboles. Su protección hace posible que se conserve una muestra representativa de las lomas costeras y fomenta el aprovechamiento racional de estos recursos.

En la temporada de invierno costero, el área se transforma en un poncho verde y hasta las telarañas sirven para captar la humedad de las nieblas provenientes del océano.

El clima aquí es estacional, puede notarse una época humeda, cuyo pico va de fines de julio a mediados de setiembre, con una alta humedad relativa, temperatura media inferior a 15°C y lloviznas frecuentes, que favorecen el desarrollo de una vegetación particular.

Por el contrario, en el verano, la precipitación es escasa o casi nula, la humedad relativa es baja y se presentan las mayores temperaturas medias mensuales (20°C), originando una alta evapotranspiración, por lo que se conoce a este periodo como época seca. Desde  diciembre hasta abril.

Según el Servicio Nacional de Áreas Protegidas por el Estado (Sernamp), los especímenes forestales que destacan son la tara (Caesalpinia espinosa), el palillo (Capparis prisca), el mito (Carica candicans), el huarango (Acacia macracantha), los cuales tienen gran capacidad de captación de humedad de la neblina.

Asimismo, se puede observar aproximadamente 60 especies de aves identificadas, entre las que destacan: el cernícalo (Falco sparverius), el aguilucho común (Buteo polyosoma), el canastero de los cactus (Asthenes cactorum), el chorlo del campo (Oreopholus ruficollis), el aguilucho grande (Geranoaetus melanoleucus), el turtupilín (Pyrocephalus rubinus); y especies endémicas de la zona como la perdiz serrana (Nothoprocta pentlandii), así como el pampero pico grueso (Geositta crassirostris). También tortolas, pericos, picaflores y lechuzas de los arenales.

Entre los mamíferos residentes más representativos se encuentran los roedores como los ratones orejudos (Phyllotis spp.), el zorro costero (Pseudalopex sechurae), además de murciélagos. Entre los mamíferos ocasionales está el gato del pajonal (Oncifelis colocolo).

Una reserva natural cercana a nuestra capital que todos deberíamos conocer.


Opiniones / Comentarios de otras personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierda las últimas noticias

Registrate con una cuenta gratuita y recibiras toda la noticia sobre sus temas favoritos.

Anterior