Facebook Twitter Instagram Soundcloud Youtube Email Enlace
  • martes 30 de noviembre del 2021

Opinión | La Reforma Agraria del Siglo XXI

La seguridad alimentaria forma parte de la estrategia central, debiendo dotar a los productores de condiciones empresariales competitivas para la producción agraria.

29 de julio del 2021

Escribe el Ing. Eco. Juan José Vera del Carpio, director técnico de la Asociación “Kausa” ([email protected] )

Hace unos años, aquí en AGRONOTICIAS, trataba el tema de las reformas que a partir del año 1992 se habían impuesto en dos grandes momentos. Las reformas de primera generación, implementadas entre 1992 y 1993 y que abarcó los cambios estructurales más importantes que delinearon una economía Social de Mercado planteadas en el Capítulo Económico de la Constitución del 93 y otras posteriores como la reforma arancelaria, la privatización de las empresas públicas, entre otras.

Después se habló de las reformas de segunda generación que estaban referidas más a la actividad institucional, que permitiera tener un Estado que respaldara a través de su organización la implementación de medidas sobre la educación, salud, seguridad ciudadana, el impulso de la productividad, la lucha contra el burocratismo y la tramitología, la desregulación, etc.

Entonces los “especialistas” plantearon la necesidad de implementar reformas de tercera generación, entre las que se cuenta el equilibrio fiscal, el incremento de impuestos específicos a las ganancias excesivas, las nuevas tasas basadas en el medio ambiente, el desarrollo del extractivismo, etc.

Como puede verse la visión era macroeconómica, como si se tratara de un catecismo aplicable a cualquier país, sin tener una lectura de la realidad específica. Para ellos era el tema del “chorreo”, es decir que mientras se aplicaran medidas de carácter general, poco a poco la población iba a beneficiarse, pues una vez colmatado el vaso de los intereses de los propietarios de medios de producción, éste empezaría a desbordar beneficios a su entorno. Sostenía entonces que eso era un error, pues no consideraba algunos aspectos propios del Perú, como son, entre otros, los siguientes:

  • Que el 70% de los trabajadores son informales
  • Que el 20% de la población es pobre o pobre extremo, existiendo un 10% adicional que acaba de salir de la pobreza, pero que vive precariamente, pues aún no se consolida su bienestar.
  • Que el censo agrario del 2012 nos informa que en el campo vivían cerca de 8 millones de personas en situación marginal, especialmente los que viven de la agricultura y ganadería familiar y que se estaba ampliando la brecha entre los importantes grupos empresariales agroexportadores y el resto de productores.
  • Que de un momento a otro habían llegado un millón de nuevos pobres, conformantes de la ola migratoria proveniente de Venezuela, que ha agudizado nuestra problemática.
  • Que, en esos términos, la economía social de mercado era sólo una declaración y lo que se estaba implementando era una economía de corte liberal, en la que el lucro era la consigna de entrada y de salida.

Frente a esto, planteaba que las Reformas de tercera generación deberían dirigirse a modernizar el agro, formalizar el empleo y dar una prioridad a la educación.

De allí se coligió la idea de una Reforma Agraria propia del Siglo XXI. Resumidamente, ¿cuál era el planteamiento y el esbozo de esa reforma?

OBJETIVOS

  • Hacer viable la consolidación de una Economía Social de Mercado incorporando a la población dedicada a la actividad agropecuaria (la cuarta parte de la población) al circuito productivo rentable y formalizado, logrando la superación de las condiciones de vida de pobreza, marginalidad y autosubsistencia que la caracterizan. El uso del desarrollo tecnológico, la capitalización por empresas y la organización empresarial serán los propósitos centrales de la RA.
  • Priorizar la actividad educativa y de modernización tecnológica de la población campesina residente en las zonas andinas y de selva alta y baja del país.

POLÍTICAS

  • Lograr un consenso a nivel político para que todos los partidos, instituciones privadas, la iglesia y otras organizaciones acuerden un programa de por lo menos 15 años de duración, que comprometa la ejecución de las reformas. Es una actividad que debería desarrollarse en el marco de un proceso democrático y constitucional.
  • No utilizar, exclusivamente, los criterios de oferta como elemento directriz de la razón productiva (tal como se hizo en la RA del Siglo XX). Debe considerarse con tanta o mayor intencionalidad los factores de demanda y las condiciones sociales y de protección medioambiental. Asimismo, lograr el incremento de la productividad y la competitividad mediante el desarrollo de la tecnología que viene dominando el escenario internacional.
  • Las reformas se harán de mutuo acuerdo con los beneficiarios. No es un programa exclusivamente estatal, que se imponga por coerción, en “beneficio de los pobres” sino que se implemente por la convicción y compromiso de todos los intervinientes. Es una actividad participativa. Quedan prohibidos los subsidios directos, que alteren la estructura de precios, propios del libre mercado y las condiciones de productividad.
  • La RA se hará con estricto cumplimiento de las normas de respeto a la propiedad y derechos privados de los actores agropecuarios o rurales y fortaleciendo las organizaciones e instituciones comprometidas. Asimismo, la organización empresarial o las propuestas privadas se harán de acuerdo a Ley.
  • Considerar que la Reforma Agraria del Siglo XXI no es un problema sectorial, sino es de alcance múltiple y compromete, en todas sus etapas, a toda la Nación.
  • En los aspectos territoriales y organizativos, las unidades de intervención serán las cuencas, en lugar de la división política (regiones, provincias y distritos).
  • Las empresas o unidades económico productivas y comerciales a crearse, podrán asumir, por acuerdo voluntario de sus beneficiarios, modalidades asociativas (cooperativas, asociaciones, etc.) o empresariales de cualquier tipo (sociedades anónimas, responsabilidad limitada, individuales, etc.).
  • Los créditos serán exclusivamente para capitalización o avío pecuario. La garantía estará dada por los bienes inmobiliarios (terrenos, etc.), maquinarias y semovientes de propiedad de los beneficiarios y que hayan sido puestos a disposición de las empresas formadas en el proceso de RA del Siglo XXI.
  • La asistencia técnica, inicialmente será financiada por el Estado. Durante la operación los asistentes técnicos son legalmente responsables de los resultados productivos y de la ejecución de Programas Operativos Anuales rentables y autosostenidos. Los asistentes técnicos ganarán los más altos sueldos de cualquier funcionario de escritorio de los ministerios y entidades públicas y serán los de la más alta calificación o experiencia.
  • La actual deuda agraria proveniente de la RA del Siglo XX podrá redimirse si los tenedores de bonos, los incorporan como capital de las nuevas empresas.
  • Se promoverá la ejecución de un nuevo Censo Agrario que actualice información y dote al gobierno de catastros, listados de productores, localización de predios, etc.
  • Queda prohibido, por tiempo indefinido, la producción de bienes agrícolas o pecuarios transgénicos.
  • La seguridad alimentaria forma parte de la estrategia central de la RA, debiendo dotar a los productores de condiciones empresariales competitivas para la producción de pan llevar, que abastezca la demanda nacional.
  • La actual agroexportación debe continuar. El desarrollo tecnológico, el conocimiento de mercados globalizados, la incorporación de tecnología agraria y otros factores hace indispensable consolidar lo avanzado, así como algunas experiencias de búsquedas de mercado como el exitoso “Programa Sierra y Selva exportadora”. Asimismo, los subsidios tributarios o de cualquier otro tipo, que beneficie a las actuales empresas agroexportadoras, sólo estarán vigentes en la medida que éstas colaboren activamente en la formación empresarial y la capacitación de productores o campesinos.

METAS

  • Horizonte temporal: La Reforma Agraria del Siglo XXI tendrá una duración mínima de 15 años.
  • El Estado asegurará recursos financieros de origen nacional o externo de 500 millones de dólares en el primer año, debiendo progresivamente alcanzar una meta de 1,500 millones de dólares en el quinto año. Los recursos serán colocados con carácter de préstamos, recuperables obligatoriamente, los mismos que pasarán a formar parte de un fondo de capitalización para las siguientes etapas, sin que esto elimine la obligación estatal de asegurar el financiamiento. Los pagos indemnizatorios que se originen por expropiaciones, serán excepciones avaladas por necesidades técnico empresariales y serán abonados por el Estado en efectivo. Los gastos no reembolsables, son los que se hagan antes y durante el inicio de operaciones de las empresas, así como los de investigación tecnológica y capacitación a lo largo del proyecto.
  • La Minería.- El 50% de los ingresos globales por minería debe dedicarse al financiamiento de la actividad agraria.
  • Extensión. En el primer trienio, por lo menos 300 mil hectáreas (a reducción agrícola de la costa) deberán formar parte del programa de RA, de los cuales no menos de 100 mil hectáreas serían dedicadas a la agroexportación.
  • De Acción Territorial. El Primer año se trabajarán cinco cuencas de la margen occidental de los Andes y dos de la margen oriental.

Como usted comprenderá estimado lector de AGRONOTICIAS, que esto es un esbozo que se complementa con acciones específicas que sería muy largo enumerar en esta oportunidad. Vale la pena, sin embargo, puntualizar algunos aspectos distintivos

  • La RA del Siglo XX, fue impulsada por factores sociales e históricos. La RA del Siglo XXI debe impulsar la modernidad tecnológica y las necesidades de inclusión económica de la población rural en pobreza.
  • La RA del Siglo XX priorizó los factores de oferta; la del Siglo XXI privilegiará los de demanda globalizada y las del mercado interno.
  • La RA del siglo XX se hizo afectando tierra, agua y empresas de propiedad privada. La RA del siglo XXI respetará los derechos privados y no deberá ser compulsiva, sino concertada y armoniosa, pero con metas nacionales.

Amigos, los próximos días, un nuevo Gobierno inicia sus responsabilidades y operaciones. Es necesaria la existencia de concordia entre todos los peruanos para alcanzar grandes metas, lo cual no niega que deba investigarse lo que sea necesario. La Reforma Agraria es una de las causas que debe ser abordada. Que Dios ilumine a nuestra clase dirigente y que este 28 de julio sea el inicio de paz y ventura para todos los peruanos, especialmente para el postergado campesinado nacional, tan venido a menos en 200 años de vida republicana.


Opiniones / Comentarios de otras personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierda las últimas noticias

Registrate con una cuenta gratuita y recibiras toda la noticia sobre sus temas favoritos.

Anterior