Facebook Twitter Instagram Soundcloud Youtube Email Enlace
  • jueves 01 de octubre del 2020

¡CUCHUCHO, la raíz andina de la longevidad!

Contiene 18.1% de carbohidratos (almidón) de alta calidad, 4.7% de proteínas, incluso más que los cereales, y el doble de calcio que la leche y más

03 de febrero del 2020

Especie herbácea perteneciente a la familia de las umbelíferas y oriunda del Altiplano, el cuchucho es aún ignoto en el grueso del país, no obstante, sus grandes propiedades alimentarias y medicinales, conocidas desde la época prehispánica.

Sólo AGRONOTICIAS Nº 276 (febrero 2003) y Nº 316 (noviembre 2006) dieron a conocer su existencia en escala nacional, gracias a los reportes del cronista altiplánico Luis Gallegos Arriola.
La injusta desatención que padece el cuchucho es tal, que ni siquiera figura en el catálogo oficial de nuestros recursos fitogenéticos.

Las pequeñas raíces del cuchucho contienen 18.1% de carbohidratos (almidón) de alta calidad, 4.7% de proteínas, incluso más que los cereales; el doble de calcio que la leche y cuatro veces más de fósforo que otros alimentos parecidos.

Aún más, tiene propiedades similares que la maca y cuyo consumo regular tonifica al cerebro, estimula la libido sexual y prolonga excepcionalmente la vida, según el Ing. Agr. Vidal Villagómez Castillo, jefe del programa.

La raíz del cuchucho semeja una pequeña zanahoria blanca, con 3-4 ramificaciones que miden 3-6 centímetros de largo.

Su pulpa es suave y cremosa, con parecido al de la nuez; por lo cual puede ser consumida en fresco (como la oca) o seca y molida (como la maca). En Puno se la utiliza —incluso— para preparar un delicioso ponche similar al de almendra o de maní.

Como es un producto de fácil digestión, resulta recomendable para todo tipo de personas.
“Los componentes de esta raíz revitalizan y dan vigor al organismo, incluso hasta el punto de prolongar la existencia más allá de los 100 años de edad”, afirma el Ing. Villagómez, para luego revelar que su equipo ha encontrado varios casos de longevidad extraordinaria entre consumidores habituales de cuchucho de las pampas de Ilave y Pilcuyo, El Collao, Puno.

Esta especie crece generalmente en la ribera de lagos, lagunas y bofedales altoandinos, como “Titicaca” (Puno), “Parinacochas” (Ayacucho) y “Chinchaycocha” (Junín).

La recolección o cosecha de raíces se da entre abril y mayo.

Para avanzar en el rescate y la propagación de esta olvidada joya de la agrobiodiversidad altoandina, el Programa de Investigación en Raíces y Tuberosas de la UNA-La Molina iba a empezar a cultivarla en los campos experimentales que posee en la sierra, con el fin de generar materiales genéticos y paquetes tecnológicos apropiados.

En consecuencia, podemos vaticinar que muy pronto el cuchucho será otro boom alimentario medicinal de la prodigiosa agrobiodiversidad altoandina.


Opiniones / Comentarios de otras personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierda las últimas noticias

Registrate con una cuenta gratuita y recibiras toda la noticia sobre sus temas favoritos.

Anterior