Facebook Twitter Instagram Soundcloud Youtube Email Enlace
  • sábado 25 de junio del 2022

Oportunidades para solucionar problemas y rentabilizar la ganadería

La práctica de descartar animales que tienen muchos días abiertos hace que la presión de selección por fertilidad y productividad sea alta y, por lo tanto, salgamos de vacas poco fértiles mejorando la rentabilidad de nuestra explotación.

01 de enero del 2022

Escribe: Ingeniero zootecnista Robert E.Watson ([email protected])

Un área de oportunidad es: acortar los días abiertos en la preñez de las vacas.

Normalmente se considera un periodo de espera voluntario de 60 a 70 días para servir a una vaca recién parida. Y si se desea que la vaca preñe en máximo 3 servicios, es decir, que la vaca que tuvo un periodo de espera de 60 días y preñó al segundo servicio (81 días) tendrá un parto  a los 365 días (la gestación promedio es de 284 días), lo cual es considerado ideal. Si la vaca preñó con el tercer servicio tendrá un parto a los 404 días.

Conforme ha ido incrementándose la producción y productividad de las vacas, los días abiertos se han ido incrementando y tenemos que países como Holanda tienen un promedio de días abiertos de 427, con producción diaria media a nivel nacional de 40 litros, y los EE.UU. de 425 días con producción promedio diaria a nivel nacional –con todas las razas y sistemas de crianza– de 36 litros.

En nuestro medio debido a las condiciones medioambientales y de alimentación no tan  buenas, se logran producciones mucho más bajas. Por ello se mantiene el objetivo de una cría por año o máximo una cría cada 13 meses. De allí en adelante, dada la curva normal de producción de las vacas, cada día que la vaca pase abierta (sin preñar) estará perdiendo rentabilidad y llegará un momento que pierda dinero o cueste más mantenerla que lo que produce.

Este es un factor que muchas veces no se toma en cuenta o se actúa para evitar que suceda. Aquí hay una oportunidad de mejora económica importante, tanto en el corto plazo como en el mediano y largo plazo, porque podremos seleccionar por fertilidad y producción.

Debido al uso de semen sexado hoy tenemos una mayor posibilidad de producir reemplazos de alta calidad genética y lograr un avance más rápido.

La recomendación es que si se juntan 3 factores simultáneamente ya no se debe servir a la vaca y mantenerla hasta que baje la producción y después descartarla:

  • Si los días abiertos exceden a 175.
  • Si el número de servicios excede de 5.
  • Si la producción de la vaca está cerca o por debajo al promedio diario de producción del hato. Ejemplo: promedio de producción diaria del hato es de 32 litros por día y la vaca esta entre 28 y 30 litros o inclusive 34, ya no debería servirse porque cuando preñe va a bajar más y se mantendrá muchos meses con costos altos e inclusive perderá dinero.

Si uno o dos de estos tres parámetros son afirmativos, pero el tercero no, se puede dar una oportunidad más a la vaca.

Esta práctica de descartar animales que tienen muchos días abiertos hace que la presión de selección por fertilidad y productividad sea alta y, por lo tanto, salgamos de vacas poco fértiles mejorando la rentabilidad de nuestra explotación.

Lee esta columna y otros informes agrícolas y pecuarios en nuestra edición N°491 de Agronoticias. Enlace de descarga gratuita. 


Opiniones / Comentarios de otras personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierda las últimas noticias

Registrate con una cuenta gratuita y recibiras toda la noticia sobre sus temas favoritos.

Anterior