Facebook Twitter Instagram Soundcloud Youtube Email Enlace
  • lunes 24 de junio del 2024

[Editorial edición 500] Un Gobierno que no aprende ni entiende

El sector agrario, del cual depende la alimentación del país, sigue en el limbo de la incertidumbre, de la inestabilidad y de las malas decisiones gubernamentales.

01 de octubre del 2022

El “Gobierno del pueblo” de Pedro Castillo Terrones, no aprende ni entiende. El sector agrario, del cual depende la alimentación del país, sigue en el limbo de la incertidumbre, de la inestabilidad y de las malas decisiones gubernamentales. Contra lo que manda la Constitución, el campo no tiene prioridad para un presidente de la república de origen campesino y cuyos electores, en su mayoría, fueron hombres y mujeres del Perú rural.

¿Cómo estamos y hacia dónde vamos? El sector agrario está en crisis y se prevé tiempos aún más sombríos, con el riesgo de un colapso de la agricultura en el país. Una crisis que amenaza la estabilidad de este sector vital para el Perú. De millones de peruanos que arriesgando su integridad física y mental, no han cesado en su rol sacrificado y altruista de producir alimentos para todos los peruanos, en el momento más álgido y crucial de los últimos años: la pandemia.

Los efectos y resultados están a la vista de todo el mundo. Veamos las cifras. Un reciente estudio del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri) reveló que las siembras en la campaña 2021-22 a nivel nacional cayeron en 0.6%, sembrándose 2´207,440 hectáreas en torno a 30 cultivos transitorios. Al detalle, las siembras han sido menores en un promedio de -6,4% en 17 departamentos.

Los cultivos con menos áreas sembradas fueron arroz (-3,1%), maíz amiláceo (-3,2%), cebolla (-23,1%), frijol grano seco (-9,7%) y maíz amarillo duro (-2,3%). Por otro lado, aumentaron las áreas de papa (3,5%), maíz choclo (15,8%) y quinua (4,3%).

El Midagri se lava las manos como Pilatos y culpa y responsabiliza de esta caída a los altos precios de los fertilizantes químicos importados, que encarecieron excesivamente los costos de producción. Pero el estudio no precisa, por ejemplo, ¿en cuánto cayeron los rendimientos de los cultivos por falta de fertilización? La variable rendimiento es clave para un análisis más realista, porque una cosa es sembrar 3 hectáreas de papa con una productividad de 10 t/ha y otra cosa es sembrar una hectárea con un rendimiento de 30 t/ha.

Asimismo, el área de siembras de la campaña precedente no cayó de manera significativa porque no había escasez ni alzas de precios de fertilizantes en el último trimestre del 2021, que coincide con las jornadas de mayor fertilización en nuestro país. Fecha clave: la invasión rusa en territorio ucraniano (24 de febrero de 2022), y posteriores sanciones impuestas por EEUU y sus perritos falderos de la Unión Europea generaron una menor oferta mundial de combustibles como el petróleo o el gas natural y cultivos alimenticios y fertilizantes. Sin embargo,  nuestro calendario de siembras ya estaba adelantado de manera importante. Esto explica el  por qué no se registró desabastecimiento alimentario ni una gran inflación.

Lo que también genera gran preocupación es cómo reciben los agricultores la nueva campaña agrícola (2022-23). Primero, el Midagri, en el colmo de la ineptitud y la ineficiencia,  fracasó tres veces consecutivas en la compra internacional de urea. Lanzando al vacío fecha tras fecha para dilatar la crónica de una muerte anunciada. Segundo, principalmente a causa de este fracaso y otras muestras de incompetencia, desfilaron 6 ministros de Agricultura en tiempo récord (la última en funciones es Jenny Ocampo), haciendo trizas lo poco que se había avanzado, es decir, reuniones y acuerdos previos con los gremios agrarios, con foto incluida, terminaron en el tacho ministerial. Esto solo demuestra que el Perú no tiene una política agraria de Estado, sino de Gobierno, cortoplacista, sin horizonte y proyección.

Tercero, la escasez del crédito. Aunque Agrobanco haga hasta lo imposible, arrastra una mochila de cobranza millonaria que lo limita en sus propósitos. Su universo de atención son aproximadamente unos 900 mil productores agrarios que comercializan de manera parcial o total su producción agropecuaria.Sin embargo, solo atienden al 10% de ellos. Todos esos productores saben que endeudarse con la banca privada es un suicidio. Cuarto, la ausencia de la asistencia técnica y la transferencia de tecnología, con un Instituto Nacional de Innovación Agraria que con presupuesto recortado y mucho esfuerzo libera nuevas variedades de cultivos sin stock de semillas y sin una campaña de promoción. El resultado inmediato son variedades de vitrina que nadie cultiva.

Fertiabono, un triste consuelo al fracaso 

Fertiabono es el nombre del triste consuelo del Gobierno a su incapacidad en la compra de urea. Lamentablemente –prueba de la improvisación constante– no llegará a todos los productores, porque manejará como data de referencia un Padrón de Productores Agrarios (PPA) incompleto, que a la fecha solo tiene 580,000 agricultores registrados de un universo de 2.2 millones.

El PPA no solo está inconcluso, sino que además, según ha denunciado en esta edición de Agronoticias, la Asociación Peruana de Productores de Arroz (Apear) tiene en registro personas ajenas al agro, incluyendo ganaderos ¿Qué van hacer los ganaderos con la urea?

El Plan del Midagri es beneficiar con este bono a 370,000 pequeños productores a nivel nacional que manejan entre cero y 10 hectáreas agrícolas, con montos que fluctúan entre S/745 y S/7,477.

Para la Convención Nacional del Agro Peruano (Conveagro), el Fertiabono es una medida demagógica, porque  “no existe ningún mecanismo de rastreo y control para asegurar ello, lo que generará informalidad”. En otras palabras, un despilfarro de dinero y un desbarajuste más. El presidente del principal gremio agrario del país, Clímaco Cárdenas, calcula que la oferta de alimentos se verá afectada entre un 20 y 30%, sobre todo en productos de consumo masivo, lo que generará una menor oferta y el incremento de precios para las familias.

La pregunta de fondo es: ¿quiénes se beneficiarían con S/ 481.9 millones que demandará entregar este bono de las arcas del Estado? Las empresas de fertilizantes, las mismas que fijan a su antojo, conveniencia y angurria los precios de los fertilizantes.

Para el Eco. Eduardo Zegarra, investigador de Grade y exjefe de asesores del Midagri, el Gobierno “promoverá las importaciones de alimentos. Al final, el perjudicado será el productor agrario, porque el gobierno no querrá que los consumidores sufran un efecto mayor”.

500 ediciones de Agronoticias

Por cruel coincidencia, la situación desfavorable del pequeño agricultor parece haberse detenido en el tiempo. Las necesidades y demandas de ayer y hoy son casi invariables. Se puede decir metafóricamente que en el Perú el camino más corto del campo a la ciudad y de la ciudad al campo pasa por AGRONOTICIAS. Ese es nuestro argumento, con 500 ediciones editadas desde el 20 de noviembre de 1978.

Con absoluta independencia de cualquier tipo de interés político o económico, AGRONOTICIAS trabaja fundamentalmente para contribuir a transformar la crítica situación del Perú rural, con base en el agro, y —consecuentemente— atender mejor la primera necesidad del pueblo peruano en general, que es la alimentación.

En esta edición 500 reafirmamos ese deber, esperando que el  “Gobierno del pueblo” despierte, aprenda y entienda. De no ser así, el pueblo peruano debe decir basta de traficar con su nombre. Porque en todas las épocas, aquí y en todo el mundo, el Pueblo es el que construye el destino de las naciones.            

Escrito por: Enzo Alminagorta Via y Rada.       

                 


Opiniones / Comentarios de otras personas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierda las últimas noticias

Registrate con una cuenta gratuita y recibiras toda la noticia sobre sus temas favoritos.

Anterior