Facebook Twitter Instagram Soundcloud Youtube Email Enlace
  • lunes 24 de junio del 2024

Conoce a los espíritus guardianes de nuestra Amazonía

Científicos del IIAP publican estudio sobre la cosmovisión del pueblo urarina asentado en Loreto.

28 de febrero del 2022

El Baainu, que cuida las turberas; el Jiiri Kurii, mensajero del creador; el Nünajiaeene, espíritu de los bosques; y el Ruasara, monstruo cazador del bosque inundado, son algunos de los espíritus que conviven desde tiempos ancestrales con la comunidad Urarina asentada en los bosques de Loreto.

Estos seres de forma humana les ayudan a conservar los recursos naturales de los territorios que habitan, en una relación de convivencia recíproca. Así lo revela el artículo “Espíritus de los humedales y saberes indígenas: Implicaciones para la conservación de los humedales en la Amazonía peruana”, desarrollado por especialistas del Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana (IIAP).

La investigación reporta hallazgos, entre el 2016 y el 2019, en tres comunidades urarina de la Amazonía peruana: Santa Rosa de Airico, Nueva Unión y Nuevo Perú.

Para su desarrollo se utilizaron, entre otros métodos y técnicas, la observación participante, la fotografía y entrevistas en profundidad (en español y lengua urarina). Además, se contó con el apoyo de un informante nativo, quien ilustró a los espíritus en una serie de dibujos incluidos en el estudio.

Según Manuel Martín, investigador con más de diez años en el IIAP, coautor del estudio, en este trabajo se presenta por primera vez una tipología de “espíritus de los humedales” que habitan los ecosistemas conocidos por los urarina.

A diferencia de otras culturas indígenas, estos espíritus no son venerados como sagrados. Sus personalidades son variadas, pueden ser muy agresivos o humorísticos. “El estudio enfatiza en la importancia cultural y espiritual que los ecosistemas de humedales tienen para los pueblos indígenas de la Amazonía peruana”, dijo el investigador.

Respecto a los modos de relacionamiento con cada uno de esos seres espirituales, el investigador explica lo siguiente:

– Con el Baiianu, existe un vínculo de colaboración/rivalidad y puede transformar a los humanos en otro baainu para luego integrarlos pacíficamente en su sociedad que es similar a la humana.

– Con el Jiiri Kurii, también hay una relación similar. Es creador de especies de caza y de agricultura y engaña a los humanos, pero también les aporta conocimientos útiles cómo construir una canoa, por ejemplo. Es considerado como mensajero del ceador.

– Con el Nünajiaeene (espíritu maligno de los bosques) existe un vínculo de agresión/ depredación. Puede traer enfermedades y responder agresivamente a las transgresiones humanas que afectan su territorio.

– Con el Ruasara, el relacionamiento es de agresión/depredación. Los cazadores humanos intentan burlarlo o hacerle bromas. Y también puede responder agresivamente cuando dañan su territorio.

Dato

Los autores de esta investigación, publicada en la revista especializada Current Reaserch Enviromental Sustenability, son: Manuel Martín (IIAP), Emanuele  Fabiano (Pontificia Universidad Católica del Perú) y Christopher Schulz (Escuela Rural de la Universidad de Edimburgo, Escocia).


Opiniones / Comentarios de otras personas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierda las últimas noticias

Registrate con una cuenta gratuita y recibiras toda la noticia sobre sus temas favoritos.

Anterior