Facebook Twitter Instagram Soundcloud Youtube Email Enlace
  • sábado 15 de agosto del 2020

Investigadores usan residuos agroindustriales para producir envases biodegradables

La Universidad Nacional de Trujillo promueve la economía circular mediante el uso de residuos de peladilla del espárrago, semilla de palta, pepa, cáscara de mango y orujo de la uva

15 de julio del 2020

La Universidad Nacional de Trujillo (UNT) lleva a cabo una investigación que consiste en usar residuos agroindustriales para producir envases de plásticos 100 % biodegradables. Esta casa de estudios promueve la economía circular mediante el uso de residuos de peladilla del espárrago, semilla de palta, pepa, cáscara de mango y orujo de la uva.

Con los residuos se prepara la materia prima que permitirá producir envases para cubrir y proteger alimentos, que volverán a ser utilizados por estas empresas, generando un proceso de economía circular, con enormes beneficios medioambientales, económicos y sociales.

En alianza con el CITE Agroindustrial Chavimochic, la UNT viene desarrollando estudios sobre la generación de estos plásticos y la extracción de almidón a partir de fuentes no alimenticias para evitar y disminuir el uso de polímeros sintéticos (plásticos) y de esta manera contribuir a la mejora de la productividad y competitividad en el norte del país.

“Esta investigación abarca tres etapas fundamentales: la primera comprende la identificación, caracterización y acondicionamiento de los residuos generados por la agroindustria. En la segunda etapa, se busca obtener tres biopolímeros: polihidroxialcanoatos, celulosa bacteriana y almidón. La tercera etapa consiste en generar bionanofibras con propiedades mecánicas adecuadas para su industrialización, a partir de esos tres biopolímeros, o la mezcla de ellos, empleando la tecnología electrospinning / electrospray”, indicó la doctora Gabriela Barraza Jáuregui, investigadora principal del proyecto.

Además, precisó que el objetivo es que dichas bionanofibras para producir empaques industriales, así como películas para recubrir y proteger alimentos frescos envasados, tengan cierta firmeza, flexibilidad, porosidad, permeabilidad, para garantizar la conservación y frescura de los alimentos brindándoles un mayor tiempo de vida.

Para la ejecución de esta iniciativa, la UNT recibió financiamiento por parte del Concytec, en convenio con el Banco Mundial, a través de su unidad ejecutora Fondecyt.

 


Opiniones / Comentarios de otras personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierda las últimas noticias

Registrate con una cuenta gratuita y recibiras toda la noticia sobre sus temas favoritos.

Anterior