Facebook Twitter Instagram Soundcloud Youtube Email Enlace
  • miércoles 24 de julio del 2024

Agricultores del Bajo Piura cultivan maíz transgénico desde hace más de una década

Se trata del maíz transgénico MON 810, que posee un gen de resistencia a las plagas y los agricultores, sin darse cuenta, lo fueron seleccionando a través de muchas generaciones, señala el Minam

03 de julio del 2020

Según el biólogo José Álvarez Alonso, Director General de Diversidad Biológica del Ministerio del Ambiente (Minam), agricultores del Bajo Piura, entre Catacaos y Cura Mori, hasta Vice, Sechura y Bernal, cultivan maíz amarillo duro transgénico —sin saberlo— desde hace más de una década no obstante la  Ley Nº 29811 o Ley de Moratoria al ingreso y producción de organismos vivos modificados (OVM) al territorio nacional por un período de 10 años, vigente hasta el 2021.

Se trata del  transgénico MON 810, uno de los más antiguos maíces transgénicos, que posee un gen de resistencia a las plagas y, por lo mismo, los agricultores lo han seleccionado en el tiempo.

¿La razón? “No está prohibido y no podemos controlar es el ingreso de granos destinados para la alimentación, muchos de los cuales como se ha dicho son transgénicos (especialmente maíz y soya)”, señala el especialista.

Lee parte de la entrevista al biólogo José Álvarez en la siguiente nota. Y si desea leer el texto completo descargarlo en: https://agronoticias.pe/wp-content/uploads/2020/07/Revista-AGRONOTICIAS-Ed.473-1.pdf

 Entrevista

— Blgo. José Álvarez: ¿El Minam tiene indicios o pruebas de siembra y/o contrabando de transgénicos en el país?  

Hemos descartado completamente la importación de semillas transgénicas, y estamos cumpliendo cabalmente con vigilar los embarques de semillas que llegan al Perú tal como establece la Ley de Moratoria. En este aspecto, las empresas semilleras están cumpliendo con la normativa. Sin embargo, lo que no está prohibido y no podemos controlar es el ingreso de granos destinados para la alimentación, muchos de los cuales como se ha dicho son transgénicos (especialmente maíz y soya). Si bien todo el grano de maíz y soya importado se destina a las grandes empresas procesadoras de alimentos y piensos, existe la probabilidad que lleguen a los mercados locales y sean adquiridos por los agricultores de la zona, no para consumirlos, sino para sembrarlos. Lamentablemente, los agricultores desconocen que esos granos puedan ser transgénicos. Y sin intención alguna de infringir la Ley de Moratoria, los pueden sembrar. A través de las acciones de vigilancia hemos descartado que se siembre transgénicos en casi todas las principales zonas productoras de maíz amarillo duro, algodón y alfalfa del país. La soya no es un cultivo relevante, pero también descartamos la presencia de OVM en los dos lugares de siembra importantes (Piura y Amazonas).

— Pero, ¿se ha encontrado  siembras de cultivos transgénicos?

Hallamos una siembra importante de maíz transgénico en el Bajo Piura (entre Catacaos y Cura Mori, hasta Vice, Sechura y Bernal). De acuerdo con nuestras investigaciones, solo está confinado en esa zona. El problema no es reciente. Estimamos que se siembra OVM en esa zona desde hace más de una década, incluso antes de la entrada en vigencia de la Ley de Moratoria, dado que el evento transgénico encontrado, es uno de los más antiguos (el MON 810). Este maíz transgénico posee un gen de resistencia a las plagas y los agricultores, sin darse cuenta, lo fueron seleccionando a través de muchas generaciones. El uso que le dan a este maíz es para preparar su chicha y alimentar a sus animales. Además, lo prefieren porque juzgan que resiste el ataque de las plagas y utilizan menos insecticidas. No podemos erradicar los cultivos porque no es problema de unos cuantos agricultores, sino del 70 % de los que siembran maíz en esa zona y donde este cultivo es su única fuente de ingresos durante la llamada “campaña chica” (agosto a diciembre), más aún cuando El Niño costero de 2017 los afectó mucho. Es un problema con un fuerte componente social y económico.

— ¿Cómo actúa la autoridad frente a este caso?

— Las acciones que hemos tomado son, en primer lugar, realizar talleres de sensibilización con los agricultores de la zona en coordinación con la Junta de Usuarios y las Comisiones de Regantes. Se les recomienda que no guarden sus semillas y las vuelvan a sembrar, porque seguirían manteniendo el OVM. Sin embargo, esta no es una solución. Ellos no cuentan con dinero para comprar semillas híbridas de maíz amarillo duro, que pueden llegar a costar más de 600 soles la bolsa, si son importadas. Incluso, si se les regala, no las prefieren porque consideran que atraen mucho a las plagas y requieren de mucha agua (algo que es escaso en la campaña chica). Cambiar de cultivo también es difícil porque el maíz es un producto esencial para preparar la chicha que toman todos los días. Para revertir esa situación, se requiere generar variedades de maíz no transgénico adaptadas a la zona y de mucha asistencia técnica para los agricultores. Para buscar soluciones estuvimos realizando coordinaciones con las organizaciones de agricultores, el INIA, el Gobierno Regional de Piura y las empresas proveedoras de semillas convencionales. También estamos analizando las variedades locales de maíz de la zona para evaluar si hubo flujo de los transgenes hacia ellos.

(E.A.V)


Opiniones / Comentarios de otras personas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierda las últimas noticias

Registrate con una cuenta gratuita y recibiras toda la noticia sobre sus temas favoritos.

Anterior