Facebook Twitter Instagram Soundcloud Youtube Email Enlace
  • viernes 19 de julio del 2019

Tecnología: biocarbón con cáscara de castaña

En Madre de Dios está la primera planta de procesamiento

31 de enero del 2019

Por: Robinson León Trinidad

El biocarbón o “biochar” es una alternativa potencial para mejorar la fertilidad del suelo, obtener mayor productividad agrícola en forma orgánica, neutralizar la emisión de gases con efecto invernadero y capturar dióxido de carbono que está en la atmósfera.

Las tecnologías de producción son numerosas y diversas. Sin embargo, todas parten de calentar, directa o indirectamente, una biomasa (madera, restos de cocina, residuos agrícolas, estiércol, etc) previamente deshidratados a una temperatura que oscila entre los 350 y 900 grados centígrados, en ausencia de oxígeno (pirólisis) o con flujo limitado de oxígeno (gasificación).

EN MADRE DE DIOS

El Centro de Innovación Científica Amazónica (CINCIA), con sede en Madre de Dios y creada por la Universidad de Wake Forest (WFU) de Estados Unidos, ha desarrollado dos tecnologías (artesanal e industrial) para la fabricación del biocarbón a partir de la cáscara de castaña o nuez de Brasil (Bertholletia excelsa), un residuo industrial abundante en dicha región.

Se trata de los siguientes:

  • Cilindros: Sistema compuesto por cilindros modificados llenos de biomasa. Es de bajo costo y de fácil réplica e implementación. En una batería de seis cilindros se puede producir unos 900 kg/día.
  • Pirolizador de flujo continuo: Diseñado en Alemania y fabricado en nuestro país, tiene una capacidad de producción de hasta 600 kg/día. La combustión alcanza más de 600 oC con una cantidad mínima de oxígeno. Esta máquina es la segunda con capacidad industrial en el país y la quinta del mundo de este tipo.

BENEFICIOS

El biocarbón, extremadamente poroso, actúa como una esponja, reteniendo nutrientes y agua, y así evita la lixiviación o lavado de nutrientes a las capas más profundas del suelo, inaccesibles por la raíces de las plantas. Además, la estructura dura y estable le permite un secuestro a largo plazo del carbono en el suelo, lo que contribuye a la reducción de la concentración atmosférica de dióxido de carbono.

“También sirve como micro-hábitat para los microorganismos del suelo. Es altamente alcalino, lo que permite un aumento en el pH del suelo, y por lo tanto, mejora la disponibilidad de nutrientes para las plantas y reducen la toxicidad de mercurio, el cual se hace más disponible en medio ácido”, señala el Dr. Francisco Román, Director Científico del WFU-CINCIA.

EN ESTUDIO

Para ver los resultados, han instalado más de 60 especies forestales en 42 hectáreas de tierras degradadas por la minería de oro. Para ello, se ha aplicado un kilogramo de biocarbón por planta. Asimismo, los investigadores del WFU-CINCIA vienen trabajando en convertir las mazorcas de cacao en biocarbón.  

Para mayor información sobre el tema, contactarse con el Dr. Francisco Román, vía Telf. (082) 350440 o correo electrónico: romanf@wfu.edu


Opiniones / Comentarios de otras personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierda las últimas noticias

Registrate con una cuenta gratuita y recibiras toda la noticia sobre sus temas favoritos.

Anterior