Facebook Twitter Instagram Soundcloud Youtube Email Enlace
  • lunes 11 de noviembre del 2019

La UNA-La Molina identificó variedades de papas nativas resilientes al cambio climático

Son tolerantes al calor y a la sequía

27 de julio del 2019

Por: Enzo Alminagorta / Robinson León

El Programa de Raíces y Tuberosas, el Instituto de Biotecnología y el Laboratorio de Fisiología Vegetal de la Universidad Nacional Agraria La Molina (UNA-La Molina), con la colaboración de la Asociación de Productores Agropecuarios de Pozo Pozo de Rayacancha, distrito de Yacus, región de Huánuco, ha identificado variedades de papas nativas tolerantes al calor y la sequía. 

El Ing. Agr. Mg. Sc. Rolando Egúsquiza Bayona, investigador del programa señala que desde enero del 2017, un equipo de docentes, estudiantes, y técnicos administrativos de la UNA-La Molina, con apoyo financiero del Programa Nacional de Innovación Agraria (PNIA), están ejecutando el proyecto “Conservación, vulnerabilidad y adaptación genética de las papas nativas de Huánuco en condiciones de cambio climático”.

Para ello, se ha realizado colecciones de papas nativas con la colaboración de diferentes organizaciones de productores de Huánuco y se identificó 340 variedades diferentes y, durante dos ciclos, se evaluó la reacción a sequía y calor de grupos de variedades nativas.

Hasta la fecha se ha evaluado la reacción a sequía de 100 variedades nativas. Se ha registrado los cambios que produce la sequía en la morfología, fisiología y aún en la bioquímica de las plantas. A partir de estos resultados, se ha identificado diferentes grados de reacción; una mayor parte de variedades son susceptibles y pocas son tolerantes. La variedad “Yuracc piña” se calificó como tolerante. 

FRENTE AL CALOR

Por otro lado, se ha evaluado la reacción al calor de 80 variedades nativas, identificándose tres variedades que producen tubérculos aún a temperaturas máximas promedios de 28 °C. En plantas procedentes de semilla sexual de 14 variedades nativas, en campo de la UNA-La Molina, se ha evaluado la capacidad de producir tubérculos durante el último verano. 

Entre ellos se ha encontrado plantas que producen tubérculos aún en estas condiciones, como es el caso de la variedad “Yuracc ñahui hualash”. Este último resultado indicaría que existen factores genéticos para la adaptación a alta temperatura.

“Nuestro trabajo en un primer paso es identificar las variedades resistentes o tolerantes al frío y la sequía que, en su momento, serían los progenitores para los cruzamientos en un programa de mejoramiento de nuevas variedades”, manifiesta el Egúsquiza Bayona.

 

BANCO DE GERMOPLASMA 

Una vez que se tenga identificadas y validadas todas las variedades que toleran diferentes escenarios climáticos extremos, se está implementado un Banco de Germoplasma Regional, que actualmente conserva en campo 614 muestras de papas nativas cultivadas en la región Huánuco.

“El banco identifica atributos de importancia comercial; conserva una réplica in vitro en los laboratorios del Instituto de Biotecnología de la UNA-La Molina que produce —a su vez— plántulas in vitro para multiplicar semillas pre básicas, que luego se distribuirán a agricultores colaboradores o miembros del banco con  asistencia técnica y acompañamiento comercial”, puntualiza el Ing. Egúsquiza Bayona.

 


Opiniones / Comentarios de otras personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierda las últimas noticias

Registrate con una cuenta gratuita y recibiras toda la noticia sobre sus temas favoritos.

Anterior