Facebook Twitter Instagram Soundcloud Youtube Email Enlace
  • miércoles 21 de agosto del 2019

En Filipinas los estudiantes deben plantar 10 árboles para graduarse

Se estima que cada año se sembrarán 175 millones plantones

03 de junio del 2019

Una nueva ley empezará a regir en Filipinas, la cual obliga a niños de la escuela y del colegio, así como de universidades a que planten 10 árboles antes de graduarse.

Con esta iniciativa Filipinas  da un paso más en lucha contra los efectos adversos del cambio climático a través de la reforestación de sus bosques.

En ese país son alrededor de 12 millones los estudiantes del nivel primario que se gradúan anualmente, cerca de 5 millones en la secundaria y medio millón en las universidades.

Se espera que sean unos 175 millones de árboles nuevos cada año, refiere al diario británico The Independent, el Sr. Gary Alejano, principal autor de la ley, del Partido Magdalo.

La Ley “Legado de graduación de ley del medio ambiente” fue aprobada el 15 de mayo y lo que en realidad es formalizar una tradición ya existente en dicho país.

Pero para asegurar un éxito total ya tienen el compromiso de diferentes organismos del Estado, entre ellos, el Departamento de Educación y la Comisión de Educación Superior, en colaboración con el Departamento de Medio Ambiente y Recursos Naturales (DENR), el Departamento de Agricultura, el Departamento de Reforma Agraria y la Comisión Nacional de los Pueblos Indígenas.

A partir de 1970, Filipinas empezó a sufrir graves problemas de deforestación que le hicieron figurar entre los más afectados en los trópicos.

Según datos de la agencia Environmental Science for Social Change (ESSC), el país contaba con una cubierta forestal de 21 millones de hectáreas en el año 1900, lo cual representaba el 70 por ciento de la superficie total de su territorio. Para 1999, casi 100 años después, los bosques solo cubrían 5.5 millones de hectáreas.

La deforestación generó problemas con la inseguridad alimentaria causada por la erosión del suelo influenciada por los tifones característicos de la zona, lo que generó un bajo rendimiento en los cultivos.

Asimismo, causó dificultades en el suministro del agua, a causa de las cuencas hidrográficas degradadas, la falta de suelos fértiles afectó a las comunidades indígenas quienes sin tierras productivas abandonan sus tierras causando más pobreza.

Por eso, ya se está alistando la implementación de viveros, la producción de plántulas, la ubicación de los terrenos para la instalación definitiva, el monitoreo y la evaluación del proceso, y los servicios de apoyo técnico y extensión estarán a cargo de estas y otras agencias gubernamentales.

Las plantaciones se realizarán en zonas con un clima y topografía idónea (manglares, bosques existentes, algunas áreas protegidas, áreas controladas por militares, sitios de minería abandonados y áreas urbanas seleccionadas) para que se pueda asegurar su desarrollo y se tendrá prioridad por la plantación de especies de árboles indígenas.


Opiniones / Comentarios de otras personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierda las últimas noticias

Registrate con una cuenta gratuita y recibiras toda la noticia sobre sus temas favoritos.

Anterior