Facebook Twitter Instagram Soundcloud Youtube Email Enlace
  • Sunday 18 de November del 2018

Algas podrán descontaminar el lago Junín

Mediante la fitorremediación se puede eliminar años de contaminación minera

08 de noviembre del 2018

Frente a las tradicionales técnicas físico-químicas para descontaminar suelos, la fitorremediación es más ventajosa por su menor costo y menor impacto ambiental, ya que se aprovecha la capacidad que han desarrollado ciertas especies vegetales para acumular metales en formas no tóxicas o, por el contrario, excluirlos fuera de sus tejidos, señala el Dr. Enoc Jara Peña, quien junto a  un grupo de investigadores y estudiantes de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, están desarrollando la investigación “Restauración de ecosistemas”.

Los investigadores vienen trabajando en el segundo lago más importante del Perú, el lago Junín, el cual está contaminado con metales pesados como plomo, cadmio y zinc, producto de los desechos mineros de Cerro de Pasco que llegan a la zona mediante el río San Juan.

Para remediar los suelos y los sedimentos de agua de este lago,  han extraído microalgas y macroalgas de la zona para realizar ensayos en el laboratorio sobre su tolerancia a metales pesados.

“Se puede utilizar las plantas hiperacumuladoras para la limpieza de suelos contaminados con metales, a través de su cultivo y su posterior siega (fitoextracción).  Asimismo, hay muchas especies vegetales que toleran altas concentraciones de los metales en el suelo, porque restringes su absorción y/o traslocación hacia las hojas”, señala el Dr. Jara Peña.

“Hay pocos estudios acerca de la reproducción de especies nativas con fines de restauración ecológica y cada vez existe la necesidad de contar con material vegetal de buena calidad que permita desarrollar proyectos a mayor escala”, añade.

El especialista señala que su equipo de investigación es el único que está utilizando esta ecotecnología aplicada en el lago Junín, en donde no solo se han visto afectados las especies como el zambullidor y rana de Junín (las cuales están en peligro de extinción), sino que sus aguas, al ser utilizadas en la agricultura, han contaminado productos vegetales y a la población aledaña.


Opiniones / Comentarios de otras personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierda las últimas noticias

Registrate con una cuenta gratuita y recibiras toda la noticia sobre sus temas favoritos.

Anterior