Facebook Twitter Instagram Soundcloud Youtube Email Enlace
  • lunes 15 de julio del 2024

¡Las mil y un propiedades de la miel!

Tiene virtudes nutricionales, medicinales y terapéuticas

22 de junio del 2019

Por: Teobaldo Ardiles Torres

Ahora que la población capitalina, como en la mayoría de las ciudades costeras, sufre del frío y humedad propia de la temporada de invierno, que conlleva a contraer enfermedades bronquiales, la miel se convierte en el suplemento perfecto para superar estos males.

Un subproducto, la Polimiel, que es la miel pura reforzada con el polen de las mismas abejas, es un alimento altamente nutritivo, multivitamínico y  un excelente protector bronquial e ideal en el tratamiento de infecciones en general, indicado también en los trastornos de la nutrición como falta de peso, inapetencia, retraso del crecimiento.

La miel también posee minerales como calcio, cobre, hierro, magnesio, manganeso, zinc, fósforo y potasio. Igual que ácidos orgánicos (ácido acético, ácido cítrico, entre otros) y vitaminas del complejo B, vitamina C, D y E.

La miel natural es aquella que no ha sido calentada por encima de 43º ni sometida a ningún proceso, a diferencia de la miel industrial, la cual se pasteuriza. Con la pasteurización se evita que cristalice, pero también reduce drásticamente la calidad de la miel, puesto que en el proceso se destruyen la mayoría de enzimas, antioxidantes y otras propiedades beneficiosas como su acción antibiótica.

El color de la miel varía principalmente, por la fuente floral; sin embargo, no se han podido identificar exactamente cuáles son los agentes responsables de impartir el color al néctar y posteriormente a la miel. No obstante, se sabe que además de los minerales que se obtienen del suelo, los pigmentos de origen vegetal pueden contribuir al color de la miel.

Regulador de sangre

Según el Dr. Ron Fessenden, un médico jubilado y presidente del Comité para la miel y la Salud en los Estados Unidos (una organización sin ánimo de lucro), es un experto en los beneficios fisiológicos de la miel. Según el experto este producto ayuda en la regulación del azúcar en la sangre, su capacidad para hacerlo está en la balanza de fructosa y glucosa.

Cuando se consume la miel, la porción de fructosa permite que la glucosa sea captada por el hígado para formar glucógeno, que pasa a estar disponible para el cerebro, el corazón, los riñones y las células rojas de la sangre, esto mejora el funcionamiento de los órganos y tejidos esenciales, eliminando la glucosa de la circulación y, por tanto, reduce el azúcar en la sangre, el estrés metabólico y promueve la recuperación del sueño.

También reduce el estrés metabólico, considerando que todo estrés sea emocional, psicológico o fisiológico se traduce en el cuerpo como estrés metabólico. La miel natural produce glucógeno en el hígado, que es la reserva de la energía que necesita el cerebro para su normal funcionamiento. Estas reservas de glucógeno del hígado evitará la liberación de hormonas del estrés. Asimismo, promueve la recuperación del sueño, pues si consumimos miel antes de acostarnos, almacenamos glucógeno en el hígado, que lo irá suministrando a la sangre cuando lo necesite el cerebro estimulando la relajación nocturna y el sueño.

El Dr. Fessenden recomienda de 3 a 5 cucharadas de miel al día, sin que se tenga efectos secundarios, riesgos o consecuencias negativas para la salud.

Consejo del productor

Estudios realizados en nuestro país y experiencias de nuestros propios apicultores, aseguran que la miel tiene también las siguientes propiedades: por su elevado contenido en fructooligosacáridos (FOS), que aunque tienen una función principalmente energética, al llegar al colon se comportan de una forma similar a la fibra vegetal ayudando a combatir el estreñimiento.

La miel natural ayuda a absorber y fijar el calcio en el cuerpo, favoreciendo una correcta función cerebral y ser un excelente recalcificante, también ayuda a prevenir la osteoporosis y los problemas óseos.

Útil también en el tratamiento del acné y otros problemas cutáneos, mayormente a causa de un desequilibrio hormonal y la colonización bacteriana de la piel. Ahí la miel actúa privando a los microbios de la humedad que necesitan para sobrevivir.

De otro lado, la propiedad antibacteriana de la miel permite prevenir la infección de quemaduras o heridas menores. La densidad de la miel protege contra bacterias y suciedad que entran en una herida. Aplique la miel en el corte o herida y cúbrela con una venda.

Además, es un estimulante del sistema inmunológico por sus propiedades antibacterianas y antifúngicas que la hacen ideal para estimular el sistema inmunológico, no sólo cuando se es ingerida, sino también cuando se aplica tópicamente sobre la piel.

Sin embargo, también hay una recomendación en cuanto a suministrar la miel a niños menores de un año, pues puede resultar extremadamente peligrosa para los bebés. Esto se debe a que al mezclarse con los jugos digestivos no ácidos del niño se crea un ambiente ideal para el crecimiento de las esporas Clostridium botulinum, que producen toxinas. Las esporas del botulismo son de las pocas bacterias que sobreviven en la miel, pero se encuentran también ampliamente presentes en el medio ambiente.

Aunque dichas esporas son inofensivas para los adultos, debido a su acidez estomacal, el sistema digestivo de los niños pequeños no se halla lo suficientemente desarrollado para destruirlas, por lo que las esporas pueden potencialmente causar botulismo infantil.

Finalmente, podemos mencionar que tenemos en nuestro país grandes apicultores que pueden orientarnos e indicarnos las propiedades de la miel y sus derivados, así como enseñarnos la forma correcta de instalar colmenas, crianza de abejas y producción de apitoxinas, otro producto benéfico de las abejas.

Así tenemos al Sr. Efraín Valdivia Camargo, apicultor que maneja alrededor de 500 colmenas en Huaral y pionero además en la extracción de apitoxina. También al Sr. Aldo Flores Alvarado en Sayán, quien posee una cantidad de colmenas que sirven también para la polinización de frutales. Y en Ica, al Ing. José Cordero Ormeño, quien con la producción de sus 400 colmenas produce miel y sus derivados como polen, propóleo y polimiel.


Opiniones / Comentarios de otras personas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pierda las últimas noticias

Registrate con una cuenta gratuita y recibiras toda la noticia sobre sus temas favoritos.

Anterior